miércoles, 19 de marzo de 2014

Posted by Jorge Cruz on 13:17 No comments



Emprender un negocio propio es una experiencia única y extraordinaria. Sin embargo cuando las cosas se complican y de pronto te das cuenta que estás atrapado en una tormenta de deudas de la cual pareciera imposible salir, es entonces cuándo necesitas tomar acciones y decisiones drásticas con sentido urgente.

Hoy te compartimos 10 consejos que puedes comenzar a practicar hoy mismo para salir de deudas y restaurar tu negocio. Dice un viejo refrán que la mitad de la solución del problema, es justamente reconocer el problema. Y en el tema de las deudas, esto es fundamental.

¿Qué es lo que te ha llevado a ti y a tu negocio a la situación en la que estás?

Las razones por la que muchos negocios llegan a estar en dificultades económicas al punto de estar en riesgo de quebrar pueden ser variadas:



• Cambios en condiciones del mercado

• Situaciones de crisis global que afecten directamente tu negocio.

• Decisiones políticas variables como: condiciones fiscales o políticas de importación y exportación.

• Delincuencia

• Perdida de clientes importantes

• Mala administración de los recursos financieros

• Negligencia



Sin embargo, es lamentable reconocer que las razones principales por las cuales las empresas experimentan serios problemas de endeudamiento suelen ser las dos últimas: Negligencia y mala administración.

Cualesquiera que sean las razones, debes estar claro que librarse de las deudas puede tomar tiempo, y entre más tiempo dejes pasar para comenzar a actuar los efectos pueden ser peores. Así que te recomiendo, después de terminar de leer este artículo, tomar lápiz y papel y comenzar a tomar algunas decisiones importantes para salir de deudas:

1. Debes identificar cuáles son realmente las causas que están afectando a tu negocio.

2. Analiza inmediatamente y a conciencia tu presupuesto mensual. Identifica los gastos fijos mensuales que sean totalmente imprescindibles y elimina los demás.

3. Elabora una radiografía de tus deudas (pasivos). Este es un resumen completo de todas las deudas que tienes actualmente. Este será tu estado pasivo real y es mejor tenerlo muy claro desde este momento, para proyectar un plan realista.

4. Negocia con tus acreedores. Uno de los pasos más importantes en bien de salir de tus deudas es la negociación. La presión de los acreedores suele ser muy fuerte especialmente cuando no reciben un centavo de tu parte. Sin embargo, te sorprenderás cuan dispuestos estarán muchos de ellos (especialmente los más grandes) a reacondicionar tu deuda si te acercas abiertamente a negociar y solicitar una ayuda con los pagos.

5. No intentes saldar una deuda con otra. Otro error común que cometemos cuando tenemos tanta presión es pretender pagar deudas haciendo préstamos o utilizando tarjetas de crédito. Esta es una tentación demasiado frecuente que debemos evitar a toda costa.

6. Recorta inmediatamente los gastos hormiga. Este punto esta directamente relacionado con el punto No.2, pero lo menciono separadamente a fin de resaltar lo importante de recortar con firmeza todos aquellos pequeños gastos que apenas se notan pero que en conjunto consumen una cantidad muy grande de efectivo valioso para pagos.

7. Evalúa y ajusta tu nómina. Lamentablemente en tiempos difíciles, es conveniente y urgente revisar la nómina. Desde luego, prescindir de personal valioso no es lo que todos quisiéramos, pero es una de las medidas obligadas cuando la sobrevivencia de la compañía lo pide a gritos. Analiza los puestos y procura una redistribución inteligente del trabajo de tal manera que puedas seguir haciendo lo mismo con menos personal.

8. No prometas algo que no puedes cumplir. El problema cuando queremos desesperadamente salir de deudas es que nos comprometemos (equivocadamente) con nuestros acreedores a cumplir en cierta fecha o con ciertas cantidades, sabiendo muchas veces que no podremos pagar en dichas condiciones. Ese es un mal hábito que debe cesar para evitar perder aún mas la credibilidad.

9. Vende más, gasta menos. La optimización de recursos debería ser un hábito constante. Pero para salir de deudas, es un hábito obligatorio. Si no tienes suficientes vendedores, deja el escritorio y sal a la calle a conseguir más ventas, más clientes, más negocios. Recuerda que la comodidad es enemigo de los negocios exitosos.

10. Si es necesario, cambia de rumbo. Finalmente debes estar preparado aún para cambiar el rumbo de tu empresa. Si las condiciones actuales de tu negocio han variado, si tu mercado cambio, si las posibilidades de continuar operando saludablemente son lejanas, entonces debes estar dispuesto a considerar un cambio de dirección. Ya sea que consideres otra línea de productos, otra clase de negocio o bien una empresa nueva, esto es totalmente válido y aceptable. Simplemente asegúrate de cumplir con tus compromisos y entonces tomate tiempo para planearr y dar el paso de hacer los cambios que consideres convenientes en tu negocio.

Si bien estos consejos son bastante prácticos y estoy seguro que te ayudarán a rescatar tu negocio, debes estar muy claro que no será fácil. De hecho, se requiere mucha fortaleza para salir adelante y soportar el agravio, muchas veces la vergüenza y hasta el peso de la condena de las personas cercanas, pero finalmente es un precio que hay que pagar.

Respecto al fracaso, no te preocupes. El fracaso solamente es parte del camino en la carrera del éxito.

fuente: http://www.pepeytono.com.mx/mejora_tu_empresa/consejos_para_salir_de_deudas_y_restaurar_tu_negocio

0 comentarios:

Publicar un comentario